Categoría: Historias Kawasaki
23Sep

La velocidad sobre dos ruedas alcanzó un nuevo récord. El viejo sueño de llevar una moto a 400 kilómetros por hora ya es una realidad. El registro lo consiguió el piloto Kenan Sofuoglu a bordo de la Kawasaki Ninja H2R, coronada ahora como la motocicleta de producción en serie más veloz jamás creada. El matrimonio entre un piloto experto y una majestuosa obra de la ingeniería deportiva quedará en los anales de las mejores marcas de velocidad de la historia.

Los 400 km/h son de por sí un registro impresionante, aunque su valor sea multiplicado por el tiempo en el que ha alcanzado tamaña aceleración: 26 segundos. Una cifra sólo relativa a las prestaciones desarrolladas por compañías apasionadas y obnubiladas por la adrenalina del tamaño de Koenigsegg, Bugatti o Hennessey. El ingreso de una moto a este selecto, competitivo y dinámico grupo atestigua el rendimiento de la aerodinámica y la potencia sobre dos ruedas.